miércoles, 30 de septiembre de 2009

A NEW BEGINNING


Para entender mejor cualquier historia es necesario tener los antecedentes. Hace dos meses sentí que se acababa mi mundo y mi vida cuando me dejó la persona con la que me quería casar.

Esa es una de las razones por las que no entiendo que es lo que acaba de pasar, ya que tan pronto tomé la decisión de estar solo y de pagar con la misma moneda al género que tanto daño me ha echo. En ese exacto momento apareces tú y me rompes la cabeza, al mismo tiempo que curas mi maltratado corazón.

Vuelvo a cada momento a ese fin de semana para tratar de explicarme que es lo que sentí, lo que los dos sentimos y descubro que la lógica perdió todo su valor para pasar a convertirse en solo una palabra más.

Todavía hoy cierro los ojos y puedo ver tu silueta en la oscuridad, puedo escuchar tu respiración, oler tu perfume y sentir tu cabeza recostada tranquilamente sobre mi pecho. Cuanto tiempo hablamos y cuanto cariño nos entregamos hasta que sin darnos cuenta sanaran todas las heridas del pasado.

Tal vez soy demasiado ciego para creer en el amor a primera vista, demasiado ambicioso para conformarme con sólo media naranja o demasiado escéptico como para hablar de almas gemelas. Lo que se, es que nunca antes sentí algo tan intenso y tan real como lo nuestro y no puedo creer que exista una mujer como tú, alguien que estaba sólo en mi imaginación.

2 comentarios:

Antonieta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mario Freire dijo...

Cuatro años y unos meses han pasado desde que escribiste esto. Me sigo acordando de toda nuestra historia como si hubiera sido ayer. Te veo igual, con más amor aunque parezca imposible, te respeto, admiro y amo hasta el último de mis días. Eres el amor, el único a prueba de todo.